Navigation – Plan du site
Vitruve dans l'Antiquité

Los materiales de construcción en Los diez libros de arquitectura de Vitruvio

Carlos Rubio Bardon
p. 61-87

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

I. Consideraciones de la obra de Vitruvio1

  • 1  Son innumerables las traducciones y comentarios de la obra de Vitruvio. Unas interesantes desde lo (...)

1Siempre que nos enfrentamos a un texto clásico latino tenemos para su comprensión plena, dos problemas :

    • 2  Al margen de los inevitables términos técnicos, Vitruvio emplea un latín un tanto oscuro, si tenem (...)

    El primero es el derivado de la propia antigüedad de un escrito cuyo original fue escrito hace más de dos mil años para otros hombres y otra sociedad. Este texto sin duda tendrá multitud de términos, palabras, incluso frases enteras que los contemporáneos entenderían perfectamente, pero cuyo significado real a nosotros se nos escapa, o nos parece sumamente confuso.2

    • 3 F. Manzanero Cano, op. cit., p. 67.

    El segundo no es otro que las múltiples aportaciones que en el transcurso de los siglos han ido haciendo los copistas que han trabajado sobre estos textos. ¿ En qué medida estas contribuciones personales han podido influir en los que les siguieron, deformando el texto original ? es algo difícil de saber. No hay que olvidar que ya Plinio el Viejo cita a Vitruvio casi literalmente en algunos párrafos3.

  • 4  Según A. Blánquez en la introducción de Los diez libros de arquitectura de Vitruvio, Barcelona, Ed (...)

2León Battista Alberti llegó a decir de él que « escribió de una manera tan poco elegante que los latinos le acusarían de haber querido pasar por griego, y los griegos de haber hablado en latín, pero en realidad no se mostró latino o griego, ni, ciertamente escribió para nosotros, ya que no lo entendemos »4.

  • 5 Ibid., p. 19.

3Asimismo, José Ortiz y Sanz dijo de Vitruvio que « de los escritores antiguos que la crueldad de los tiempos bárbaros ha perdonado, acaso no haya otro más arduo de interpretar que Vitruvio »5.

4El hecho de que su obra De architectura libri decem haya sido el único texto de tema arquitectónico que ha podido ser rescatado de la vorágine tardoantigua y medieval, hizo que Vitruvio fuese considerado sin ningún fundamento el arquitecto romano más importante del periodo clásico. En su obra, da una serie de recomendaciones en una especie de totum reuolutum sobre una gran variedad de temas. Unos son descriptivos sobre los edificios y los detalles de éstos, y otros sobre aspectos menos vistosos, más técnicos. En concreto, nos habla de los materiales que deben emplearse en las construcciones. De su selección, su fabricación y el uso que recomienda es de lo que nos vamos a ocupar a la luz de los conocimientos actuales sobre los mismos. Esto nos aportará una nueva luz sobre la figura de Vitruvio como arquitecto.

II. Los adobes

  • 6  Véase en A. Camuñas y Paredes, Materiales de Construcción, Madrid, Publicaciones Guadiana, 1969, p (...)

5El hecho de que Vitruvio dedique todo el capítulo III de su libro II a hablar de los adobes, demuestra hasta qué punto tenían importancia constructiva en Roma hacia el cambio de era. Además, en el capítulo VIII del libro II, afirma que en no pocas ciudades, tanto edificios públicos como palacios, están hechos de adobe. Esto no debe extrañarnos pues el barro, o arcilla natural, presenta grandes ventajas constructivas, principalmente sencillez, economía y rendimiento, ya que tiene un alto grado de resistencia al fuego, buen aislante acústico y térmico, fácil de moldear, y muy adherente a la madera, lo que facilita mucho su uso en construcción. Además, una vez moldeado, con el tiempo aumenta su dureza y cohesión6.

6Afirma atinadamente que los adobes deben prepararse en primavera preferentemente, pues en verano secan demasiado deprisa y se cuartean. En este sentido, puede decirse que el sistema y los procedimientos de fabricación de adobes desde los tiempos de Vitruvio hasta hoy han variado bien poco.

7No obstante, cuando describe el material ideal para hacerlos afirma :

  • 7  « Así es que para empezar, diré de que tierra conviene fabricar los adobes. Desde luego no deben f (...)

itaque primum de lateribus, qua de terra duci eos oporteat, dicam. Non enim de arenoso neque calculoso sabulo soluto sunt ducendi ; quod ex his generibus cum sunt ducti, rimum fiunt graues ; deinde, cum ab imbribus in parietibus sparguntur, dilabuntur et dissoluuntur, paleaque in his non cohaerescunt propter asperitatem. Faciendi autem sunt ex terra albida cretosa, siue de rubrica, aut etiam masculo sabulone (II, 3, 1)7.

8Este término masculo sabulone es uno de los que han planteado dificultades a los que se han enfrentado al texto de Vitruvio.

  • 8 F. Hernández González, « Instrumentos y materiales romanos para las conducciones de agua », inF. Bu (...)

9Fremiot Hernández González lo traduce como « sábulo macho », aclarando que seguramente se trate de una arcilla calcárea consistente, también indica que probablemente esa expresión esté basada en la tradición latericia mesopotámica, que distinguía minerales machos y hembras8.

  • 9 A. Blánquez, op. cit., p. 40. No obstante afirma no estar muy convencido de que la traducción corre (...)

10Agustín Blánquez lo traduce como « marga consistente », mencionando otras traducciones como « arenacho ».9

  • 10 J. L. Oliver Domingo, op. cit., p. 103.
  • 11 F. Manzanero Cano, op. cit., p. 229.

11José Luis Oliver lo traduce como « sábulo fuerte y grueso »10 y Francisco Manzanero lo traduce como « sablón macho », aclarando que tal vez se refiera a un sábulo de mayor consistencia que el sabulo solutus que sería un tipo de arena o gravilla menos consistente y por tanto menos indicada para la fabricación de adobes11.

12Vuelve Vitruvio a hablar de los adobes en el capítulo VIII del libro II, afirmando que las paredes de adobe son más recomendables que las de « zarzo » (ramas entrelazadas) por su mayor resistencia al fuego.

  • 12  Tal vez estuviera en el « libro perdido » donde estarían las láminas a las que hace referencia var (...)

13Vitruvio no se ocupa de los ladrillos cocidos. Esto es algo inaudito si tenemos en cuenta la importancia que la construcción en ladrillo tenía en la Roma de aquellos tiempos. La única explicación posible, aunque poco probable, es que se encargase del tema en otro libro que se haya perdido12.

III. La cal y los morteros de cal13

  • 13  En construcción llamamos mortero a la mezcla de aglomerante (cal, yeso, etc.), arena y agua. La pa (...)
  • 14  Véase F. Orus Asso, Materiales de construcción, Madrid, Ed. Dossat, 1974, p. 30-37.

14La cal empleada en construcción procede generalmente de la cocción de material de desecho de las canteras en donde se extrae piedra caliza para ser empleada en bloques14.

15Actualmente, las cales se dividen en dos grandes grupos, en función de los aditivos que contengan o que les podamos añadir : cales aéreas y cales hidráulicas, (estas desconocidas en la antigüedad por las altas temperaturas que se necesitan para su obtención). Llamamos cales aéreas a las que únicamente pueden fraguar al aire libre, y nunca en presencia de agua.

16Si su contenido en magnesio es menor o igual al 5 % obtenemos lo que se llama « cal grasa » que es la que habitualmente se emplea en construcción. Esta cal es una pasta blanca y untuosa.

17Si el contenido en magnesio es superior al 5 % obtenemos una cal magra o dolomítica. Estas cales magras no son capaces de fraguar, por lo que no pueden ser usadas en construcción. Hay que hacer notar que antiguamente no tenían manera de determinar la concentración de magnesio en una roca caliza, por lo que el saber si una cal era grasa o magra había de hacerse a posteriori.

  • 15 J. P. Adam, op. cit., p. 69. Véase también I. González Tascón & I. Velazquez, Ingeniería romana en (...)

18La cal, como aglomerante de mortero se conocía ya en Oriente en la época helenística, aunque empleada muy esporádicamente. En Grecia la cal se empleaba únicamente en forma de lechada y para la fabricación de estucos, revoques pintados y enlucidos de cisternas. Fueron los romanos los que la usaron por primera vez, de forma sistemática para fabricar argamasas que uniesen las mamposterías15.

19Vitruvio nos habla de la cal en el capítulo 5 de su libro II. No menciona en ningún momento los hornos de cal, igual que tampoco lo hace con los de ladrillo, pudiera ser por desconocimiento, o porque se ocupare de ellos en otro libro perdido. Esto bien pudiera ser cierto, pues en todo momento Vitruvio no sigue un orden lógico, sino que salta con frecuencia de un tema a otro, para volver a retomarlo más adelante.

20En un principio nos menciona dos clases de piedra para obtener cal : la porosa y la dura. No sabemos a qué tipo de piedra porosa se refiere. Pudiera ser piedra caliza formada por pequeñas conchas de molusco, o tal vez se refiera en realidad al aljez.

  • 16  Véase en F. Orus Asso, op. cit., p. 12-14.

21El aljez no es una piedra de la que se obtiene cal, sino yeso. Es un sulfato cálcico dihidratado (SO4Ca . 2H2O) de donde se obtiene el yeso tras un proceso parecido al de la cal16.

22Posiblemente Vitruvio no fuera capaz de apreciar que el aljez, en realidad no es una roca caliza (se parecen mucho), por lo que no haría distinción entre unas y otras. Además, afirma que la cal procedente de esta piedra porosa es muy apta par los enlucidos, como sabemos en la actualidad, pues es de lo que se hacen la inmensa mayoría de los mismos.

23A Vitruvio le llama particularmente la atención el polvo de Puteoli, ocupando en su obra el capítulo 6 de su libro II.

  • 17 El polvo de Puzzuoli, es en realidad una arena volcánica con sílice y alúmina, que actualmente se p (...)

24Había constatado que el polvo de Puteoli (actual Puzzuoli), mezclado con cal y arena es capaz de endurecer incluso bajo el agua, caso único entre todos las morteros que los romanos manejaban17.

25La explicación que Vitruvio da de este fenómeno es también muy enrevesada y contradictoria, pues según su teoría debería encontrarse ese tipo de polvo en las proximidades de las fuentes termales, y él mismo sabe que esto no es así, por lo que de un modo un tanto retorcido tiene que acabar reconociendo que desconoce la causa por la que el polvo de Puzol se da únicamente en las proximidades del Vesubio.

26Dice del polvo de Puteoli :

  • 18  « Hay también una clase de polvo que por su naturaleza produce unos resultados sorprendentes. Se d (...)

Est etiam genus pulueris, quod eflicit naturaliter res admirandas. Nascitur in regionibus Baianis et in agris municipiorum, quae sunt circa Vesuuium montem, quod conmixtum cum calce et caemento non modo ceteris aedificiis praestat firmitates, sed etiam moles, quae construuntur in mari, sub aqua solidescunt (II, 6, 1)18.

  • 19 Cosa que si hacen Plinio el Viejo (XXXV, 166-167) y Séneca (Naturales quaestiones III, 20, 3), que (...)

27Es significativo el hecho de que a este polvo, no lo menciona por su nombre, el que sin duda tendría en su tiempo. Se refiere a él genéricamente, ni siquiera menciona la localidad concreta donde se extraía19, lo que nos puede hacer pensar que en realidad está hablando de oídas, y que nunca ha manejado el referido polvo de Puteoli.

  • 20  Esto es a lo que nosotros le llamamos Apagado de la cal.

28Vitruvio, nos sigue hablando de la cal en el capítulo 2 de su libro VII, refiriéndose a la maceración de la cal para los enlucidos20, y como distinguir una cal grasa de otra magra. Asevera que una vez mezclada la cal obtenida del horno de cal hay que mezclarla con agua y batirla con una azada. Posteriormente nos indica como hay que saber cuando la cal está en un estado óptimo :

  • 21  « Si la azada tropezara con pedrezuelas, es que la cal no está apagada como es debido, si al sacar (...)

Si ad eam offenderit calculi, non erit temperata : cumque siccum et purum ferrum educetur, indicauit eam uanidam et siticulosam. Cum uero pinguis fuerit et recte macerata, circa id ferramentum uti glutinum haerens, omni ratione probabit esse temperam (VII, 2, 2)21.

  • 22  Véase una descripción de un horno de cal hecha por Catón el Censor (De agricultura 44).
  • 23  La tecnología de los hornos de cal romanos, ha permanecido casi intacta hasta nuestros días. Lamen (...)

29En tiempos de Vitruvio los hornos de cal eran rudimentarios y poco efectivos, aunque conocidos y empleados en Roma desde mucho tiempo atrás22 por lo que era muy frecuente que aparecieran lo que se llaman « huesos » o trozos de caliza sin cocer entre la cal, no exactamente debidos a que la cal esté mal apagada, como asegura Vitruvio, sino simplemente cruda23.

30En cuanto a la prueba de la azada, es totalmente cierto lo que indica. La cal grasa es untuosa, por lo que la azada saldría impregnada en cal, de lo contrario la cal es magra y poco adecuada para la construcción.

31Lo que no indica en ningún momento es la cantidad adecuada de agua para hacer el apagado de la misma, quizás porque no lo supiera, y el proceso que narrado sea debido a haberlo visto hacer, pero sin intervenir directamente en él, o lo que parece más probable, porque diera por sentado que habría que ir echando agua poco apoco hasta conseguir la consistencia deseada.

IV. La arena

32Vitruvio se ocupa específicamente de la arena en el capítulo 4 del libro II. Se trata de la arena que va a ser destinada a la fabricación de morteros de cal.

  • 24  Véase F. Orus Asso,Materiales de construcción. Aglomerantes, Madrid, Ed. Dossat, 1944, p. 135.

33Las arenas proceden de la disgregación natural o artificial de las rocas. Se consideran como tales a los trozos más o menos redondeados con un diámetro comprendido entre 1 y 5 milímetros, por encima de este tamaño se encuentran las gravas, y por debajo los limos24.

34Las arenas artificiales son procedentes de la molienda de piedras más gruesas y presentan siempre los granos angulosos.

35En cuanto a la forma de los granos, en la actualidad se prefieren los granos redondeados pues se puede dosificar mejor la mezcla de gruesos y finos, de manera que el resultado sea un mortero más compacto.

  • 25  Véase sobre la fabricación de un mortero de cal I. González Tascón, « La ingeniería civil romana » (...)

36La dosificación de granos para un mortero es algo que actualmente se hace de forma bastante mecanizada, con distintos granos de distintos tamaños, mezclándolos de una manera precisa y en unas cantidades determinadas. Lo que se pretende siempre es que el tamaño de los granos sea tal que ocupe la mayor parte posible del mortero, con un mínimo de huecos25.

37Vitruvio clasifica las arenes, igual que hoy hacemos en arenas de mina, de río y de playa.

  • 26 F. Hernández González, op. cit., p. 245.
  • 27 A. Blánquez, op. cit., p. 40.
  • 28 J. L. Oliver Domingo, op. cit., p. 110.
  • 29 F. Manzanero Cano, op. cit., p. 223

38La arena de mina, o de cantera, según él la mejor, puede ser : « blanca, negra, roja y carbúnculo », palabra que no sabemos muy bien lo que significa. Fremiot Hernández González lo traduce como « tierra quemada »26. Agustín Blánquez lo deja en su traducción como Carbúnculo aunque menciona otras traducciones como « toba negruzca » y « hornaguera »27. Tanto José Luis Oliver28 como Francisco Manzanero traducen el término como « carboncillo », aclarando este último, que el carboncillo es según el DRAE una arena de color negro por la acción del sol29.

39En cuanto a las características que Vitruvio da de las distintas arenas, y los distintos usos, podemos hacer el siguiente resumen de sus aseveraciones :

  • 30  « Lo primero que hay que procurar, tratándose de la arena, es que esta sea la apropiada para hacer (...)

1. Primum est de arena quaerendum, ut ea sit idonea ad materiam miscendam, neque habeat terram commixtam (II, 4, 1)30.

  • 31  « De estas la que cruja al frotarla con las manos será la mejor, mientras que la que sea terrosa n (...)

2. Ex his quae in manu confricata fecerit stridorem, erit optima, quae autem terrosa fuerit non habeas asperitatem (II, 4, 1)31.

  • 32  « Si se echa arena sobre un lienzo blanco y luego tras sacudirla o varearla, no deja mancha ni que (...)

3. Si in uestimentum candidum ea coniecta fuerit, postea excussa uel icta id non inquinauerit, neque ibi terra subsiderit, erit idonea (II, 4, 1)32.

  • 33  « Esta última, sin embargo, agregada en el hormigón adolece de los siguientes defectos : Seca con (...)

4. Refiriéndose a la arena de playa : Sed ea in structuris haec habet uitea : difficulter siccescit, neque onerari se continenter paries patitur, nisi intermisionibus requiescat : neque concamerationes recipit. Marina autem hoc amplius, quod etiam parietes, cum in his tectoria facta fuerint, remittentes salsurginem corium dissoluunt (II, 4, 2)33.

  • 34  « Las arenas de mina, en cambio, secan rápidamente en el hormigón, también lo revoques aguantan y, (...)

5. Fossitiae uero celeriter in structuris siccescunt, ec tectoria permanent, et concamerationes patiuntur, sed hae, quae sunt de arenaris recentes (II, 4, 3)34.

  • 35  « Si después de extraerlas (las arenas de mina) permanecen en el suelo durante mucho tiempo recoci (...)

6. Si enim exemptae diutius iaceant, ab sole et luna et pruina concoctae resoluuntur, et fiunt terrosae. Itacum in structuram coiciluntur, non possunt continere caementa, sed ea ruunt et labuntur, oneraque parietes non possunt sustinere (II, 4, 3)35.

  • 36  « Las arenas de mina recién extraídas, aunque posean grandes cualidades incorporadas en el hormigó (...)

7. Recentes autem fossitiae cum in structuris tantas habeant uirtutes, eae in tectoriis non sunt utiles, quod pinguitudine eius calx, palea commixta, propter uehementiam non potest sine rimis inarescere (II, 4, 3)36.

  • 37  « La arena de río, por su cualidad magra, en el revoque adquiere firmeza al darle de llana, como s (...)

8. Fluuiatica uero propter macritatem, uti siginum, bacillorum subactionibus in tectorio recipit solicitatem (II, 4, 3)37.

40Estas afirmaciones tan dispares de Vitruvio, desde el punto de vista de la tecnología constructiva actual, presentan no pocas contradicciones que analizaremos punto por punto.

  • 38 J. P. Adam, op. cit., p. 63.

41Son precisamente estas contradicciones lo que explica que la técnica de la fabricación del mortero de cal fuese algo que, aunque conocido desde hacía mucho tiempo, hoy día llamaríamos una « técnica en desarrollo » a diferencia de lo que ocurría con los ladrillos cocidos al sol, los adobes, técnica milenaria ya en tiempos de Vitruvio, con una antiquísima tradición en los países de Oriente Medio y de Egipto38. Mientras que el empleo de la cal como mortero, con ser muy antiguo también, fue menos generalizado su uso debido a su complicación, sobre todo a la obtención de cal viva, y a que su fabricación, como la de otros elementos estaba sometida al « buen ojo » del que lo fabricaba.

1. Respecto al punto uno, podemos decir que tiene razón al decir que la arena no debe contener arcilla (Vitruvio la llama tierra).

2. También acierta plenamente en el punto dos, cuando dice que la mejor es la que cruje al frotarla con las manos, es decir, que los elementos que la componen son duros.

  • 39  La arcilla blanca o Caolín es un mineral lo suficientemente escaso como para que a Vitruvio le hub (...)

3. Y en cuanto a la « prueba de la sábana blanca » (punto tres), también es una prueba atinada, siempre que la arcilla que pudiera tener la arena no fuese precisamente de color blanco o muy claro, aunque es de creer que en su experiencia, Vitruvio no se hubiese encontrado con un caso semejante39.

  • 40  En la actualidad, para usar este tipo de arena para enlucidos, hay que lavarla previamente con abu (...)

4. El punto cuarto resulta un tanto desconcertante, pues afirma que la arena de playa tarda mucho en secarse, y por eso no es buena para las bóvedas. La arena de playa se caracteriza, precisamente, por tener los granos redondeados y con una gran cantidad de elementos finos. Esto hace que los morteros preparados con este tipo de arena sean especialmente compactos y no necesiten demasiada agua para conseguir la plasticidad adecuada. El hecho de que Vitruvio asegure que necesitan mucho tiempo para secarse, señal de que requieren mucha agua, hace sospechar que está basado en alguna mala experiencia que él hubiera tenido y que no parece dispuesto a repetir, o por algún consejo de alguno de sus maestros, pero en cualquier caso, no parece que él hubiese experimentado con ese tipo de arena. En cuanto a las eflorescencias de cal y lo desaconsejado para revocos sí es algo completamente cierto40.

5. En el punto quinto asegura Vitruvio que la arena de mina seca rápidamente y aguanta bien las bóvedas. Aquí vuelven a juntarse una aseveración extraña con otra relativamente certera.

No se explica muy bien que diga que la arena de mina seca rápidamente, pues por tener normalmente los granos angulosos necesita más agua par alcanzar la plasticidad necesaria y por lo tanto, necesita más tiempo para secarse.

Sin embargo, la recomendación que hace de ella para las bóvedas no parece muy desatinada. Los morteros de este tipo de arena, al tener los granos con aristas, favorecen la trabazón de unos granos con otros, por lo que los hace más adecuados para resistir los esfuerzos de tracción y cortadura, que son precisamente los esfuerzos que deben soportar en las bóvedas.

6. En el punto sexto Vitruvio hace una aseveración que sólo se explica por su desconocimiento de las características y las propiedades de las arenas de mortero.

Afirma que la arena de mina pierde sus propiedades si se la deja a la intemperie durante mucho tiempo, ya que se ve afectada por el sol, la luna y las heladas. Esto sin duda es debido a una mala experiencia propia o ajena. La causa no es otra que el hecho de que expuesta a la intemperie durante mucho tiempo, la arena puede perder los elementos finos que proporcionan mayor heterogeneidad al conjunto, además de ser más propensa a coger materia orgánica de diversa procedencia, siendo esto nocivo para el mortero.

7. En el punto séptimo afirma que la arena de cantera no es buena para los enlucidos porque se resquebraja muy rápidamente.

Esta afirmación es fruto del empleo de una arena de grano anguloso para los enlucidos, ya que al ser necesaria una mayor cantidad de agua para que la mezcla tenga la consistencia necesaria, el secado del mortero es más prolongado, por lo que de no hacerse en condiciones óptimas puede facilitar la aparición de grietas. Por otro lado, los granos angulosos facilitan la aparición de huecos en la masa, que propician las grietas en el conjunto.

8. La afirmación del punto octavo plantea pocas dudas pues efectivamente, la arena de río, con sus granos redondeados y libres de sal, si tiene una adecuada proporción de elementos finos, que proporcionan un material consistente, semejante al opus signinum.

42Para encontrarnos con los morteros hay que volver al capítulo 5 del libro II.

  • 41  Lo que resulta interesante es el hecho de que indica una mayor proporción de arena, cuando es de m (...)

43Las dosificaciones que da Vitruvio de arena y cal, son las siguientes41 :

441 parte de cal, 3 de arena de cantera

451 parte de cal, 2 de arena de río

  • 42 F. Orus Asso, op. cit., p. 144.

46Actualmente consideramos adecuada la dosificación siguiente42 :

471 parte de cal, 2 partes de arena, Enlucidos

481 parte de cal, 3 partes de arena, Enlucidos

491 parte de cal, 4 partes de arena, Cimientos y mampostería

  • 43  Véase I. González Tascón & I. Velazquez, op. cit.n. 15, p. 45-49.

50Vemos que hay una cierta consonancia entre las dos tablas. Es decir, una mayor concentración de arena será necesaria para los morteros que vayan a estar destinados a obras en masa o de cimentación. Para los enlucidos habrá que emplear una menor cantidad de arena en el mortero43.

  • 44 El opus signinum es un mortero ligeramente hidráulico, muy compacto, que se empezó a preparar en Si (...)

51También en este capítulo, y cuando nos habla de las dosificaciones de los morteros, aunque no se refiere a él por su nombre, nos dice la manera de preparar el opus signinum44.

52Vitruvio aconseja hacerlo añadiendo 1/3 de polvo de ladrillo molido, dos partes de arena de río y una de cal.

53Es significativo el que sea a la mezcla con arena de río a la que hay que añadirle el polvo de ladrillo. El opus signinum era fundamentalmente un revoco. Nunca, o acaso de forma muy puntual se empleaba para obras de cimentación.

  • 45  La explicación no es otra que el hecho de que al añadir a la mezcla polvo de ladrillos cocidos, so (...)

54Vitruvio no explica el porqué de este añadido ni de la proporción, sin duda porque no lo sabía. Es seguramente una de esas recetas que antiguamente se sabía que funcionaban, aunque no se tenía muy clara la explicación45.

  • 46  No obstante, las construcciones romanas con morteros de cal, posiblemente debido a la deficiente t (...)

55Es notable, no obstante el hecho de que Vitruvio y los artesanos de su tiempo supieran que era aconsejable añadir arcilla cocida al mortero de cal, pero que era perjudicial añadirla en estado crudo46.

V. Las tejas

  • 47  La diferencia fundamental entre adobes y tejas (barro sin cocer y cocido) radica en que los adobes (...)

56Vitruvio se ocupa de las tejas brevemente. Hace referencia a ellas al final del capítulo 8 del libro II47.

  • 48  Análogamente a lo que ocurre con los hornos de cal, los hornos cerámicos romanos han llegado hasta (...)

57Afirma que no hay manera de saber si una teja es buena o mala hasta que se comprueba como se comporta en el tejado con el paso del tiempo. Esta afirmación es una consecuencia lógica de la rusticidad de los hornos donde se cocían los ladrillos y las tejas cerámicas48.

58En los hornos romanos, pese a estar bastante normalizado el proceso de cocción, se daban con cierta frecuencia ladrillos o tejas que no habían alcanzado en su totalidad una temperatura superior a 400 grados centígrados y que por lo tanto no se habían cocido. Estas tejas, una vez colocadas, con el tiempo se deshacían con el agua.

59También pudiera ocurrir que por no ser la pasta suficientemente homogénea, apareciesen tensiones en el interior de la teja, de manera que el resultado fuese un producto frágil que se rompiese una vez puesto en obra.

  • 49  Una de las maneras de construir muros sólidos era realizar dos paramentos de piedra más o menos se (...)

60Sobre las tejas da un consejo que puede resultar interesante en cuanto nos demuestra una vez más esas « recetas caseras » que antiguamente y no hace tanto empleaban los albañiles para realizar las obras.Hace referencia al uso que se daba a las tejas rotas como material de relleno en los muros que se hormigonaban en masa, es decir, aquellos que consistían en dos paredes de piedra más o menos separadas con un relleno interior de hormigón romano : arena, cal y grava. Como relleno se empleaban también fragmentos de teja. En muchos muros presentaba esto una ventaja, pues el menor peso específico de la arcilla cocida frente a la grava hace que los muros de carga en algunos casos puedan ser ligeros y resistentes a un tiempo49.

61Afirma que las tejas que se añadan al muro sustentante han de ser tejas viejas que hayan demostrado con el tiempo su calidad (se supone que se han roto por algún accidente) y no tejas recientes que aún no hayan pasado el « control de calidad » del tiempo. La causa de esta advertencia puede ser para evitar que se añadan al muro tejas mal cocidas y por lo tanto que al deshacerse con el agua del mortero lo llenen de arcilla en estado crudo, que es perjudicial para los morteros de cal.

VI. Las rocas

62En cuanto a las rocas empleadas en la construcción, Vitruvio nos habla de ellas en el capítulo 7 del libro II.

63El empleo y uso de las rocas como material de construcción es tan antiguo que prácticamente Vitruvio se limita a hacer una descripción de los diferentes tipos de roca empleada en construcción. Solamente hace alguna recomendación interesante cuando habla de los procesos de extracción en las canteras, también cuando menciona que las piedras blandas deberán colocarse al resguardo de los agentes atmosféricos, pues el hielo y el agua las destruyen.

64Afirma que la extracción de las rocas en las canteras debe hacerse en verano y ser dejadas a la intemperie dos años, al menos las de las canteras que están en las cercanías de Roma, pues las canteras de la piedra ideal (las que llama Inicianas) están demasiado lejos de Roma.

65La recomendación del período de espera de dos años tiene sentido para observar las rocas que se cuartean con el hielo, de manera que sean rechazadas. No hay que olvidar que las rocas usadas como elementos portantes en obras de sillería eran siempre para edificios notables, por lo que debía ser muy importante la total ausencia de grietas en la pared, además del posible riesgo de ruina que la obra pudiera presentar cuando la roca fuese demasiado frágil o heladiza.

66Curiosamente no se ocupa del mármol como piedra de construcción, lo que quiere decir que solamente se empleaba en su tiempo como materia de talla. Únicamente la menciona como suministradora de desechos de cantera o de talla, para obtener el polvo de mármol que se usaría en los pavimentos (capítulo 4, libro VI).

Conclusiones

  • 50 Véase a este respecto los comentarios previos en F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1.

67No es este el lugar de analizar la obra de Vitruvio desde el punto de vista de su ubicación histórica, pues ello ya está suficientemente y muy acertadamente estudiado50, sino únicamente sus facetas como arquitecto. Parece evidente que Vitruvio se aplicó a sí mismo el precepto de ser « aprendiz de mucho y maestro de nada » como él mismo asegura al inicio de su obra, sin embargo, pese a esto, podemos decir que sus lagunas, carencias y contradicciones en algunos aspectos, como hemos visto, las compensa en otras.

68Por ejemplo, los muy acertados consejos que da en el capítulo 11 del libro VI sobre la solidez de los cimientos de los edificios, así como todas las normas sobre las dimensiones que debían tener las edificaciones (capítulos 11 y 12 del libro V y capítulo 5 del libro VI), nos hacen pensar que en realidad Vitruvio era un arquitecto que no « vivía a pie de obra », y que en su texto realiza una importante compilación de tratados de arquitectura escritos con anterioridad. Es decir que su fuerte eran el diseño y la teoría. Un experto en templos, a los que dedica nada menos que siete capítulos repartidos en dos libros, y otros edificios más o menos suntuosos, y también un entendido en armamento, según él mismo afirma al inicio del capítulo 1 del libro I, y para demostrarlo, el libro X, está totalmente dedicado a las máquinas, no solamente las necesarias para levantar cargas o elevar agua, sino también máquinas de guerra como catapultas y ballestas.

  • 51  Vitruvio dice en la introducción de la obra que ha esperado a que el César empezase a gobernar par (...)

69Su gusto filohelénico resulta manifiesto. Constantemente está haciendo referencia a la terminología griega de casi todo, mencionando continuamente a filósofos griegos. En este aspecto está en consonancia con los gustos helenizantes que poco a poco irán imponiéndose en la Roma de los primeros emperadores, aunque es raro que le presentara el libro con tanta solemnidad a Augusto, cuando era conocido, al menos Vitruvio debía saberlo, la escasa inclinación que tenía Octaviano a los gustos refinados griegos, prefiriendo al menos al inicio de su gobierno el estilo austero clásico romano51.

  • 52 F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1, p. 7-8.
  • 53  Esta consideración de Vitruvio como auctoritas es incluso hoy en día fácilmente detectable en cual (...)

70A parte de esto, o tal vez precisamente debido a esto, la Historia le ha dado a Vitruvio una fama como arquitecto que sus contemporáneos no le reconocieron. De hecho, y teniendo en cuenta la ingente cantidad de documentos que se conservan de aquellos años, el silencio sobre su persona es total. Se le empieza a nombrar un siglo después de su muerte, por parte de Plinio el Viejo, en su Historia Natural. También Sexto Julio Frontino, en su obra De aquae ductu Vrbis Romae hace mención a un arquitecto llamado Vitruvio. Posteriormente lo citan también Faventino y Servio. Este último haciendo mención de un párrafo que no está reflejado en De architectura, por lo que se deduce que o bien se refiere a otro arquitecto de igual nombre, o Vitruvio escribió alguna otra obra que no ha llegado hasta nosotros. Finalmente, ya en el 478 Sidonio Apolinar lo convierte en el « Arquitecto » por antonomasia52. A partir de ahí, Vitruvio es tomado por una autoridad indiscutible en su campo, y su libro pasa a ser considerado, sobre todo para los teóricos del Renacimiento en algo parecido a la Biblia53.

71No puede decirse que Vitruvio fuese un arquitecto muy completo, ni siquiera con sus propios parámetros (y mucho menos con los actuales), si tenemos en cuenta que un arquitecto en la época en que a Vitruvio le tocó vivir debía tener un perfecto conocimiento de todas y cada una de las partes del proceso constructivo. Si nos atenemos a la parte técnica de su obra que corresponde a los materiales de construcción echamos en falta demasiados elementos.

72En primer lugar puede observarse una cierta falta de orden en el tratamiento de los temas. Por ejemplo, habla de la cal en el libro II (capítulo 5) y de la maceración de la misma en el libro VII (capítulo 2).

73Las tejas, un elemento tan importante dentro de la correcta realización de cualquier tipo de edificio, las despacha de una manera muy breve. Esto hace pensar que nunca se ocupó de su fabricación. Las repeticiones de temas tratados, también son relativamente frecuentes. Por ejemplo, habla de los cimientos de los edificios en el capítulo 4 del libro III, y vuelve a hablar del mismo tema en el capítulo 11 del libro VI. Asimismo, en el capítulo 6 del libro I, nos describe dos veces la manera de calcular la dirección Norte-Sur con la ayuda de un gnomon o varilla.

74También incurre en omisiones importantes :

  • 54 Véase sobre este tema L. Roldán Gómez, op. cit. n. 44, p. 1352-1370.

75Faltan las referencias ya comentadas de los ladrillos, lo cual es un hecho insólito si tenemos en cuenta lo que representaban los ladrillos en la construcción romana hacia el cambio de Era. En ningún momento se ocupa de manera específica de los morteros, cuando era algo fundamental en la construcción romana54.

76Por otro lado, aunque habla de cómo se dosifica, no menciona por su nombre al opus signinum al que nombra sólo de pasada en otro párrafo y, por otra parte, cuando ha hablado del polvo de Puteoli y de sus propiedades omite mencionarlo al tratar el tema de las construcciones de los puertos en el capítulo 13 del libro V, cuando lo que hacía particularmente atractivo al polvo de Puteoli era, precisamente, su capacidad de endurecer bajo el agua, lo que parece indicar que tenía conocimiento de este material únicamente por las descripciones de otros y no por su propia experiencia.

77Con la arena incurre en algunas contradicciones.

78Igual que ocurre con el polvo de Puteoli, da la sensación de que nunca se encargó personalmente de preparar morteros, pues comete errores de bulto al hablar de algunas dosificaciones, y esto en un arquitecto es un fallo imperdonable.

  • 55  En el apartado de los sifones, introduce un elemento llamado Colliviaria que ha traído de cabeza a (...)

79Por otra parte, y al margen de los materiales de construcción, sus carencias generales de algunos conocimientos técnicos parecen evidentes, por ejemplo el libro VIII, donde se ocupa del agua. Todo el sistema de transporte, incluyendo los complicadísimos sifones, lo despacha en un único capítulo55, sin embargo le dedica ocho capítulos a los colores y casi un libro entero (el noveno) a los relojes y la medida del tiempo.

  • 56  Esta ausencia de explicaciones sobre la topografía romana resulta particularmente extraña si tenem (...)
  • 57  Las dimensiones que da para el Corobate sin embargo son tales que lo hacen poco manejable en terre (...)

80La topografía y los levantamientos topográficos los omite por completo56 (sólo describe de forma completa el corobate)57.

81Podemos darnos cuenta también de un detalle que nos puede dar un poco de luz sobre la clase de arquitecto que era Vitruvio :

82En su obra hay un total de 110 capítulos repartidos desigualmente en diez libros. De estos solamente 27 tiene un cierto carácter « técnico ». El resto son meramente descriptivos. Es decir, más del 75 % de la obra de Vitruvio está dedicada a la descripción de diversos elementos, desde los distintos órdenes arquitectónicos a relojes de sol.

83Ante estas luces y sombras, cabe preguntarse : ¿ qué clase de arquitecto era ? ¿ para quién escribió sus libros ?.

  • 58  Quizás aquí radique la causa de sus sólidos conocimientos de las cimentaciones de los edificios.
  • 59  No es disparatado pensar que en un escrito como el que nos ocupa, de haber diseñado o colaborado a (...)
  • 60 F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1, p. 411.
  • 61  El haberse formado como arquitecto en el ejército explicaría su particular desconocimiento de las (...)
  • 62 F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1, p. 51.

84Después de leer detenidamente la introducción que hace de su obra, parece claro que Vitruvio no se consideraba él mismo un arquitecto en los mismos términos que hoy día lo hacemos. Su pasado de ingeniero militar a las órdenes de Julio César, tal y como él mismo refiere en la introducción de su obra le hizo ser un experto en el manejo de complicadas armas de guerra (esta es probablemente la causa de que las incluya en su último libro) y posiblemente conocedor de las mejores maneras de realizar fortificaciones por haberlas visto hacer e incluso haber colaborado en ellas58. Sin embargo, lo heterogéneo y deslabazado de sus consejos prácticos hacen pensar que como arquitecto civil no debió realizar una carrera particularmente extensa.Únicamente se auto atribuye la construcción de la basílica de la Colonia Iulia Fanestris59, actualmente Fano, de la que no queda ningún resto, la cual resulta un tanto problemática, si tenemos en cuenta que la descripción que da de ella es del todo insuficiente, pues varios comentaristas de Vitruvio han tratado de recrear el diseño de la misma, pero el hecho ha dado lugar a versiones muy distintas60. Seguramente los conocimientos prácticos sobre materiales de construcción y otros temas los adquiriera únicamente en el ejército, a las órdenes de otros arquitectos más expertos61, siendo muy posible que en la vida civil, estos conocimientos de « pié de obra » no los hubiera desarrollado nunca. A todo lo largo de su obra presume de conocimientos teóricos, sobre todo en el libro tercero, sin embargo cuando menciona sus fuentes, en el prefacio del libro IV, al haberse perdido éstas, no sabemos si son directas ó indirectas62.

85En cuanto a para quién escribió su libro (Dedicatorias ditirámbicas al César aparte), el mismo afirma en la introducción del libro VI hacerlo para ayudar a la gente (habla de padres de familia) que tienen que recurrir a falsos arquitectos que desconocen la arquitectura y la albañilería. Sin embargo, analizando lo anteriormente comentado, o el hecho de que nada menos que tres libros completos (26 capítulos en total) estén dedicados a los templos, basílicas, teatros, puertos, etc., vemos que, evidentemente, para un particular es poco aprovechable, y por otro lado las imperfecciones y ausencias en las descripciones no hacen tampoco demasiado « útil » su obra para una persona privada.

86También hubiera podido ser, habida cuenta de todo lo anteriormente comentado, que Vitruvio no hubiera escrito su obra de una sola vez. Mas bien parece que ha sido redactada a trompicones, con mucho tiempo entre un libro y otro (de manera que así se justificarían algunas omisiones y repeticiones) incluso habría de considerarse la posibilidad de que aunque él firmase toda la obra hubiera habido más de un autor en la redacción del texto. Lamentablemente no sabemos cuanto hay en su obra de experiencia propia, al margen de lo que él afirma, y de los autores : Fulcio, Terencio Varrón y Publio Septimio, de los que asegura haber sido los únicos que han escrito sobre arquitectura en latín, además de otros opúsculos de autores griegos, que sin duda leyó.

87Lo que verdaderamente resulta asombroso, es que la obra de Vitruvio, sea la única especializada, sobre el tema de la arquitectura de la Roma clásica que ha llegado hasta nuestros días, y la única de la que se tiene noticia. Por ello la obra de Vitruvio merece todavía un análisis profundo, no sólo de lingüistas, sino también desde el punto técnico, de geólogos, arquitectos y expertos en minerales que puedan arrojar luz sobre los materiales y las técnicas por él descritas. Tantos siglos después, las lagunas que hay que rellenar aún son muchas.

Haut de page

Notes

1  Son innumerables las traducciones y comentarios de la obra de Vitruvio. Unas interesantes desde los puntos de vista de los filólogos del siglo XVII, como las de José Ortiz y Sanz. De las más recientes, al menos dentro del siglo XX pueden señalarse las de A. Blánquez y la de J. L. Oliver Domingo. Sin embargo, no cabe la menor duda que la mejor manera desde todos los puntos de vista para adentrarse en el mundo de Vitruvio y su obra es : F. Manzanero Cano, Arquitectura, introducción, traducción y notas, Madrid, Editorial Gredos, 2008.

2  Al margen de los inevitables términos técnicos, Vitruvio emplea un latín un tanto oscuro, si tenemos en cuenta que estamos en el período clásico, el de Julio César y Cicerón. El primero, un aristócrata, debería emplear, y así hace, un latín muy elegante, el segundo, un abogado, emplea un lenguaje más florido. Vitruvio emplea un latín del pueblo, lo que nos da una idea de que su clase social no debía ser demasiado elevada.

3 F. Manzanero Cano, op. cit., p. 67.

4  Según A. Blánquez en la introducción de Los diez libros de arquitectura de Vitruvio, Barcelona, Editorial Iberia, 1991, p. 15.

5 Ibid., p. 19.

6  Véase en A. Camuñas y Paredes, Materiales de Construcción, Madrid, Publicaciones Guadiana, 1969, p. 250-251.

7  « Así es que para empezar, diré de que tierra conviene fabricar los adobes. Desde luego no deben fabricarse de barro arenoso ni con piedrecillas ni de sablón suelto, porque si se han fabricado con este tipo de tierra, primero resultan pesados, y luego, cuando las lluvias los empapan en los muros, terminan por disgregarse, aparte de que la paja no agarra en ellos debido a su aspereza. Hay que hacerlos de tierra arcillosa o incluso de sablón macho » (trad. F. Manzanero Cano).

8 F. Hernández González, « Instrumentos y materiales romanos para las conducciones de agua », inF. Bueno Hernández (ed.), Actas del I Congreso Nacional de Historia de las presas, Badajoz, Servicio de publicaciones de la Diputación de Badajoz, 2002, Tomo I, p. 247.

9 A. Blánquez, op. cit., p. 40. No obstante afirma no estar muy convencido de que la traducción correcta sea la de « marga consistente ».

10 J. L. Oliver Domingo, op. cit., p. 103.

11 F. Manzanero Cano, op. cit., p. 229.

12  Tal vez estuviera en el « libro perdido » donde estarían las láminas a las que hace referencia varias veces en el texto. Lo que carece de sentido es la suposición de J. P. Adam de que esta ausencia de referencia implicaba un desconocimiento del ladrillo cocido en Roma y el norte de la península itálica entre los años 40 y 32 a. C. que es cuando se supone escrito el libro. Vitruvio menciona los ladrillos cocidos en el capítulo 8 del libro II, pero no habla de ellos. Además en la zona del Vesubio, donde se encuentra el polvo de Puzol, del que sí habla, se venían usando ladrillos cocidos en construcción desde los tiempos de Sila. Véase en J. P. Adam, La construcción griega y romana, materiales y técnicas, León, Ed. de los oficios, 2002, p. 64. Sobre ladrillos cocidos y su empleo en las obras romanas véase R. De Filippo,« Aperçus sur l’architecture de brique à Toulouse dans l’Antiquité », inC. Ricco, L. Roldán Gómez & M. Bendala Galán (eds.), El Ladrillo y sus derivados en época romana, Madrid, Servicio de Publicaciones de la Universidad Autónoma de Madrid, 1999, p. 235-264 ; R. M. Durán Cabello, « Uso del ladrillo en la arquitectura de Augusta Emérita », in Ibid., p. 205-220 ; C. Fernández Ochoa, « Material latericio en las termas romanas de Hispania », in Ibid., p. 391-306 ; L. Roldán Gómez, « Arquitectura pública en las ciudades de la Bética. El uso de Opus Testaceum », inIbid., p. 179-204 ; I. González Tascón & I. Velazquez, Ingeniería romana en Hispania, Madrid, Fundación Juanelo Turriano, 2004, p. 63-69 ; I. González Tascón, Ingeniería romana en España, Madrid, Ministerio de Cultura. Secretaría General Técnica. Subdirección General de Publicaciones, Información y Documentación, 2002, p. 45-47 ; L. Roldán Gómez, Técnicas arquitectónicas en la Bética romana, Madrid, Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid, 1993, p. 1303-1334.

13  En construcción llamamos mortero a la mezcla de aglomerante (cal, yeso, etc.), arena y agua. La palabra procede del latín mortarium, que inicialmente designaba el recipiente del albañil donde se hacía la mezcla, y que posteriormente pasó a significar el contenido del recipiente. No obstante en el idioma Español aún conserva su significado original cuando designa un recipiente donde se mezcla y tritura, como los morteros de cocina o almireces.

14  Véase F. Orus Asso, Materiales de construcción, Madrid, Ed. Dossat, 1974, p. 30-37.

15 J. P. Adam, op. cit., p. 69. Véase también I. González Tascón & I. Velazquez, Ingeniería romana en Hispania, Madrid, Fundación Juanelo Turriano, 2004, p. 45-49.

16  Véase en F. Orus Asso, op. cit., p. 12-14.

17 El polvo de Puzzuoli, es en realidad una arena volcánica con sílice y alúmina, que actualmente se prepara de manera artificial con cenizas procedentes de la combustión del lignito o con arcillas calcinadas artificialmente. El polvo de Puzzuoli natural ya está « horneado a altas temperaturas » de manera natural. Estos componentes, la sílice y la alúmina, ya hemos visto que son los que tiene la arcilla y que se emplean en la actualidad para fabricar cales hidráulicas con el nombre de Puzolana. Para un mayor conocimiento del polvo de Puzzuoli y las puzolanas, véase M. P. De Luxán, Estudio de las puzolanas de origen volcánico mediante espectroscopía de absorción infrarroja, Madrid, IETCC, 1976.

18  « Hay también una clase de polvo que por su naturaleza produce unos resultados sorprendentes. Se da en la región de Bayas y en los territorios de los municipios que hay cerca del monte Vesubio. Este producto mezclado con la cal y los guijarros, no solamente proporciona firmeza a todo tipo de construcciones, sino que además, cuando se construyen muelles en el mar pueden fraguar bajo el agua » (trad. F. Manzanero Cano).

19 Cosa que si hacen Plinio el Viejo (XXXV, 166-167) y Séneca (Naturales quaestiones III, 20, 3), que se refieren a el como Puteolanus puluis.

20  Esto es a lo que nosotros le llamamos Apagado de la cal.

21  « Si la azada tropezara con pedrezuelas, es que la cal no está apagada como es debido, si al sacarla fuera el hierro pareciere seco y limpio, será indicio de que la cal está magra y seca, pero si, por el contrario se pegare como engrudo a la azada, será prueba de que está perfectamente preparada » (trad. F. Manzanero Cano).

22  Véase una descripción de un horno de cal hecha por Catón el Censor (De agricultura 44).

23  La tecnología de los hornos de cal romanos, ha permanecido casi intacta hasta nuestros días. Lamentablemente por su propia tipología, apenas quedan restos. Para profundizar en su funcionamiento no queda más remedio que estudiar los hornos tradicionales más o menos recientes. Véase como ejemplo de éstos : M. Mendez Pérez de Presno, Hornos de cal en el extremo occidental asturiano, Oviedo, Ceder Oscos-Eo, 2005 ; J. M. Muñoz Jimenez, Hornos de cal tradicionales de Vegas de Matute. (Segovia) El conjunto de El Zancao (Siglos XVI-XVIII), Valladolid, Consejería de Cultura y Turismo, 2007.

24  Véase F. Orus Asso,Materiales de construcción. Aglomerantes, Madrid, Ed. Dossat, 1944, p. 135.

25  Véase sobre la fabricación de un mortero de cal I. González Tascón, « La ingeniería civil romana », Ingeniería romana en España, op. cit., p. 35-41.

26 F. Hernández González, op. cit., p. 245.

27 A. Blánquez, op. cit., p. 40.

28 J. L. Oliver Domingo, op. cit., p. 110.

29 F. Manzanero Cano, op. cit., p. 223

30  « Lo primero que hay que procurar, tratándose de la arena, es que esta sea la apropiada para hacer la mezcla con el mortero y no lleve tierra revuelta » (trad. F. Manzanero Cano).

31  « De estas la que cruja al frotarla con las manos será la mejor, mientras que la que sea terrosa no tendrá aspereza » (trad. F. Manzanero Cano).

32  « Si se echa arena sobre un lienzo blanco y luego tras sacudirla o varearla, no deja mancha ni queda tierra adherida, ésa será la idónea » (trad. F. Manzanero Cano).

33  « Esta última, sin embargo, agregada en el hormigón adolece de los siguientes defectos : Seca con dificultad, el muro no es capaz de soportar la carga a todo lo largo, sino es aligerándolo a trechos, y no sirve para las bóvedas. La arena de mar presenta un inconveniente añadido : que cuando los muros se les ha aplicado un revoque, con la sal que sueltan acaban por disgregar la capa de este » (trad. F. Manzanero Cano).

34  « Las arenas de mina, en cambio, secan rápidamente en el hormigón, también lo revoques aguantan y, además, sirven para las bóvedas, pero solo las recién extraídas de los arenales » (trad. F. Manzanero Cano).

35  « Si después de extraerlas (las arenas de mina) permanecen en el suelo durante mucho tiempo recocidas por el sol, la luna y las escarchas, se desvirtúan y se vuelven terrosas. En tal caso, cuando se emplean en el hormigón no pueden mantener unidos los guijarros, sino que estos se desprenden y se caen y los muros no pueden mantener las cargas » (trad. F. Manzanero Cano).

36  « Las arenas de mina recién extraídas, aunque posean grandes cualidades incorporadas en el hormigón, no son recomendables para los revoques, porque debido a la cualidad grasa de ese tipo de arena, la cal, aunque se mezcle con paja para rebajar su fuerza, no puede fraguar sin agrietarse » (trad. F. Manzanero Cano).

37  « La arena de río, por su cualidad magra, en el revoque adquiere firmeza al darle de llana, como si se tratara de aparejo signino » (trad. F. Manzanero Cano).

38 J. P. Adam, op. cit., p. 63.

39  La arcilla blanca o Caolín es un mineral lo suficientemente escaso como para que a Vitruvio le hubiese pasado desapercibido. Su uso se empezó a extender muchos siglos después, sólo cuando se perfeccionaron suficientemente los hornos cerámicos que permitieron la fabricación de porcelana.

40  En la actualidad, para usar este tipo de arena para enlucidos, hay que lavarla previamente con abundante agua dulce, algo que, evidentemente no podían hacer los romanos en tiempos de Vitruvio, al menos en grandes cantidades.

41  Lo que resulta interesante es el hecho de que indica una mayor proporción de arena, cuando es de mina. Si tenemos en cuenta que en otro lugar indica que la arena de mina no es buena para los enlucidos, parece deducirse, aunque no lo dice expresamente que la primera concentración es para morteros que van a estar destinados a cimientos y mampostería, y la concentración menor a los enlucidos.

42 F. Orus Asso, op. cit., p. 144.

43  Véase I. González Tascón & I. Velazquez, op. cit.n. 15, p. 45-49.

44 El opus signinum es un mortero ligeramente hidráulico, muy compacto, que se empezó a preparar en Signia, actual Segni. Los romanos lo emplearon con profusión en todas las obras que estaban en contacto con el agua, debido a su carácter hidráulico. Así lo encontramos en la práctica totalidad de las cisternas, depósitos, acueductos, etc.Sobre este tema véase : L. Roldán Gómez, Técnicas arquitectónicas en la Bética romana, Madrid, Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid. 1993, p. 1375.

45  La explicación no es otra que el hecho de que al añadir a la mezcla polvo de ladrillos cocidos, sobre todo si estos están requemados, lo que hacemos es precisamente introducir silicatos y aluminatos en la masa, justo lo que necesitamos para que el mortero sea hidráulico. No olvidemos que los ladrillos están hechos con arcilla, que es un silicato alumínico hidratado (2 SiO2 al2o3. 2 H2O), y que al cocerse en el horno a una temperatura de más de 400 grados centígrados pierde el agua de constitución (el agua de inhibición o de amasado la pierde en el proceso de secado). Además el polvo de ladrillo es muy fino, por lo que sirve además de elemento rellenador de huecos entre los granos de arena, por lo que da como resultado una mayor resistencia al conjunto.

46  No obstante, las construcciones romanas con morteros de cal, posiblemente debido a la deficiente tecnología de los hornos y al poco control de calidad en las materias primas, dejaban bastante que desear. Los enlucidos, generalmente sí eran esmerados, pero los paramentos de debajo, con mucha frecuencia eran terrosos y mal preparados. Cf. J. P. Adam, op. cit., p. 77.

No obstante en la Urbe, debido tal vez la proximidad del poder imperial y a lo que podríamos llamar « gran capitalismo » las calidades de los morteros de construcción son superiores en general a los encontrados en otras ciudades de la Galia, Britania o Asia Menor. Véase L. Roldán Gómez,Técnicas constructivas en Carteia, Madrid, Universidad autónoma de Madrid, 1992, p. 189.

47  La diferencia fundamental entre adobes y tejas (barro sin cocer y cocido) radica en que los adobes deben ser protegidos del agua, que los deshace. Las tejas cocidas sin embargo son impermeables e insolubles, por lo que pueden ser empleadas en la cubrición de los edificios.

No parece aventurado pensar que hasta que los hornos cerámicos se perfeccionaron, se hicieron las paredes de la mayoría de los edificios con adobes, y la cubrición con tejas cocidas, tal y como ha venido ocurriendo hasta muy entrado el siglo XX en muchas localidades de Castilla.

48  Análogamente a lo que ocurre con los hornos de cal, los hornos cerámicos romanos han llegado hasta nosotros en muy mal estado, debido en gran parte a la propia endeblez de su estructura, por lo que igualmente hay que recurrir a la tecnología de los últimos siglos para comprender el funcionamiento de los hornos cerámicos romanos. Sobre hornos cerámicos romanos, ubicación y características, véase : J. Carreras I Botey, Els forns tradicionals de ceràmica de La Bisbal, Girona, Diputació de Girona, 2002 ; L. C. Juan Tovar, « Alfares y hornos de la antigüedad en la Península Ibérica », inTecnología de la cocción cerámica desde la antigüedad a nuestros días, Agost (Alicante), Asociación de ceramología, 1992, p. 65-86 ; M. Zarzalejos Prieto, El alfar romano de Villamanta (Madrid), Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, 2002.

49  Una de las maneras de construir muros sólidos era realizar dos paramentos de piedra más o menos separados y rellenar el hueco entre ambos con hormigón, es decir, mortero de cal junto con cascotes, piedras sueltas, etc. Esto es lo que hoy en día llamamos « encofrado perdido ». Actualmente está perfectamente estudiado y regulada la mejor manera de hacerse (véase EH 91, Instrucción para el proyecto y ejecución de obras de hormigón en masa o armado, Madrid, Ministerio de Obras Públicas y Transportes. Centro de publicaciones. Secretaría General Técnica, 1993), sin embargo en tiempos de Vitruvio estaba aún en lo que podríamos llamar « fase experimental ». Se añadían a la masa del mortero todo tipo de materiales de desecho, piedras, tejas rotas, cascotes, etc. Obteniendo en muchos casos hormigones de muy baja calidad. Véanse ejemplos de este tipo de construcción en L. Roldán Gómez, op. cit. n. 44, p. 1352-1370.

50 Véase a este respecto los comentarios previos en F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1.

51  Vitruvio dice en la introducción de la obra que ha esperado a que el César empezase a gobernar para presentarle el libro. Se supone por lo tanto que esta se le entregó a Augusto no mucho tiempo después de la finalización de la Guerra Civil, o sea en los primeros años de su imperium.

52 F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1, p. 7-8.

53  Esta consideración de Vitruvio como auctoritas es incluso hoy en día fácilmente detectable en cualquier texto que se ocupe de la arquitectura o la ingeniería clásica romana.

54 Véase sobre este tema L. Roldán Gómez, op. cit. n. 44, p. 1352-1370.

55  En el apartado de los sifones, introduce un elemento llamado Colliviaria que ha traído de cabeza a muchísimos investigadores, pues no aclara qué dispositivo es este ni para qué servía. Se ha pensado que era una válvula para evacuar el aire, pero tal dispositivo, en el vientre del sifón es irrealizable, por lo que induce a pensar que el sistema de transporte de agua, al menos el de los sifones, no lo conocía en absoluto. Véase A. T. Hodge, « Sifones en los acueductos romanos », Investigación y Ciencia 107 (1985), p. 80-87.

56  Esta ausencia de explicaciones sobre la topografía romana resulta particularmente extraña si tenemos en cuenta el pasado de Vitruvio como arquitecto militar. Los arquitectos militares eran expertos en la topografía y la nivelación de los terrenos, no en balde fueron ellos los principales encargados del trazado de la impresionante red de calzadas por todos los rincones del Imperio. Una obra sin parangón en la antigüedad.

57  Las dimensiones que da para el Corobate sin embargo son tales que lo hacen poco manejable en terrenos abruptos, lo cual es bastante extraño si tenemos en cuenta que los ingenieros militares debían trazar calzadas en ocasiones por lugares muy escarpados. Es muy probable que los topógrafos romanos empleasen otros elementos más livianos, que Vitruvio no menciona, para hacer los replanteos en zonas montañosas y con fuertes pendientes. Véase sobre este tema I. Moreno Gallo, « Topografía Romana »inR Alba, I. Moreno & R. Gabriel Martinez (eds.), Elementos de ingeniería romana 25-70, Madrid, Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas, 2004, p. 25-68.

58  Quizás aquí radique la causa de sus sólidos conocimientos de las cimentaciones de los edificios.

59  No es disparatado pensar que en un escrito como el que nos ocupa, de haber diseñado o colaborado activamente en la construcción de algún otro edificio importante, lo hubiese mencionado.

60 F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1, p. 411.

61  El haberse formado como arquitecto en el ejército explicaría su particular desconocimiento de las obras hidráulicas y sus complicaciones. Los arquitectos militares eran expertos en fortificaciones, trazado de calzadas, etc., pero no en canalizaciones de agua. Este aspecto en los campamentos militares más o menos permanentes, no podía estar nunca sujeto a la existencia o no de un acueducto, pues este tipo de obra, en caso de asedio, siempre era fácilmente bloqueada o destruida por el enemigo, con el consiguiente y fatal desabastecimiento de agua de las tropas. Los campamentos militares romanos, entre otros factores estratégicos, siempre se ubicaban en lugares donde ya hubiese agua suficiente en forma de manantiales naturales, o bien donde el agua estuviese a muy poca profundidad bajo el nivel del suelo, siendo fácilmente extraída mediante pozos, por lo que los conocimientos de ingeniería hidráulica de los ingenieros militares debían ser bastante limitados.

62 F. Manzanero Cano, op. cit. n. 1, p. 51.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Carlos Rubio Bardon, « Los materiales de construcción en Los diez libros de arquitectura de Vitruvio », Cahiers des études anciennes, XLVIII | 2011, 61-87.

Référence électronique

Carlos Rubio Bardon, « Los materiales de construcción en Los diez libros de arquitectura de Vitruvio », Cahiers des études anciennes [En ligne], XLVIII | 2011, mis en ligne le 11 mai 2011, consulté le 30 juillet 2014. URL : http://etudesanciennes.revues.org/314

Haut de page

Auteur

Carlos Rubio Bardon

Universidad Nacional de Educación a Distancia, España

Haut de page

Droits d’auteur

© Cahiers des études anciennes

Haut de page
  • Logo Institut d’études anciennes
  • Logo Université Laval
  • Logo Directory of Open Access Journals
  • Revues.org